domingo, 28 de julio de 2013

Leyendas del deporte: Mark Spitz

Mark Spitz


MARK SPITZ es un ex nadador estadounidense. Ganador de 11 medallas olímpicas (9 de oro) es considerado uno de los máximos atletas en la historia de su país y el mundo.

Mark Andrew Spitz nació el 10 de febrero de 1950 en Modesto, California. Primero de tres hijos de Arnold y Leonore Spitz, Cuando tenía dos años de edad, su familia se mudó a Honolulu Hawai y allí, el pequeño Mark se sumergía todos los días en las aguas de la playa Waikiki. La familia volvió a California (esta vez a Sacramento) cuando él tenía seis años y comenzó a competir en el club local de natación.

A los nueve años inició su entrenamiento en el “Arden Hills Swim Club” con el entrenador Sherm Chavoor, quien además de Spitz preparó a otros seis medallistas olímpicos. Antes de cumplir los diez años Spitz impuso diecisiete récords nacionales y uno mundial de su categoría.

Una vez demostrado su enorme talento y facultades inigualables, su familia decidió mudarse a Santa Clara para que él pudiera entrenar con George Haines. Allí se preparó desde 1964 hasta 1968, periodo en el que destrozó las marcas de “High School” en cada especialidad y distancia. En 1966, ganó los 100 metros mariposa del torneo nacional de AAU y al año siguiente impuso su primera marca mundial en los 400 metros libre con un tiempo de 4:10:60, por lo que fue considerado una de las máximas figuras de la natación a nivel mundial.

En 1967 ganó cinco medallas de oro en los juegos panamericanos de Winnipeg toda una proeza para la época que no fue superada hasta cuarenta años después.

 
Spitz llegó a las Olimpiadas de México 68 convertido ya en la máxima figura de la natación, poseía diez récords del mundo y se aventuró a afirmar que ganaría seis medallas de oro. Sin embargo sólo logró obtener dos medallas doradas, en relevos 4x100 y 4x200, y plata en 100 metros mariposa y bronce en 100 metros libres.

Decepcionado de su desempeño en las Olimpiadas, Spitz ingresó en la “Universidad de Indiana”, en donde entrenó con el legendario Doc Counsilman. Allí obtuvo ocho títulos de la NCAA y obtuvo el premio “James E. Sullivan” como el mejor deportista amateur de los Estados Unidos. Fue entonces cuando fue apodado “Mark the Shark” (“Mark el Tiburón”) por sus compañeros de equipo.

En 1972 volvió a las Olimpiadas, esta vez en Munich. Spitz mantuvo su promesa de seis medallas de oro, logrando incluso una de más, para un total de siete medallas de oro con siete récords del mundo, una hazaña nunca igualada que le aseguró su entrada en el Olimpo de los máximos atletas de la historia, lugar reservado sólo para los elegidos.

Tras las olimpiadas de Munich, Mark Spitz anunció su retiro de la natación con tan sólo veintidós años. A pesar de que Michael Phelps superó su record en Beijing 2008, la hazaña de Mark Spitz se mantiene como una de las grandes leyendas de su país y de la historia del olimpismo.
 
 
Fuente:
Canalbio.com

sábado, 20 de julio de 2013

Escojamos lo mejor..

Somos seres integrales y vivimos en sociedad. Nuestras decisiones siempre nos van a afectar a nosotros mismos y a quienes nos rodean. Asegurémonos de escoger lo mejor siempre!
 
 

martes, 16 de julio de 2013

El deporte es salud


El deporte es salud

 El deporte aporta muchos beneficios para la salud y la calidad de vida, no solo en lo físico. Ayuda a olvidar preocupaciones y a relacionarte con otros chicos de tu edad.


Hoy en día, la cantidad de niños y adolescentes que tienen sobrepeso o son obesos es mucho mayor que antes. El ejercicio regular ayuda a prevenir los graves problemas de salud que se asocian con el sobrepeso u obesidad.

¿Por qué es tan importante el ejercicio físico?

Aporta muchos beneficios. Verás:

·         Quema calorías en vez de almacenarlas como grasa en el cuerpo. Ayuda a mantener un peso saludable y reduce el riesgo de sobrepeso u obesidad.

·         Mantiene los niveles de azúcar en sangre más equilibrados, dentro de límites normales. Esto es todavía más importante para los que tienen diabetes o están en riesgo de padecerla.

·         Baja la presión arterial y los niveles de colesterol.

·         Fortalece los huesos y los músculos, y aumenta la fortaleza y la resistencia.

·         Alivia el estrés y mejora el sueño y la salud mental. Ayuda a combatir posibles crisis de ansiedad o de depresión.

·         Aumenta la autoestima. Da seguridad respecto al cuerpo y su aspecto.

·         Eleva la capacidad de concentración y el rendimiento escolar.

·         Es socializador, favorece el compañerismo y reduce la agresividad.

¿Cuánto ejercicio necesita un adolescente?
Precisas como mínimo, 60 minutos de ejercicio al día. No es necesario realizarlo de una sola vez. Puede lograrse a lo largo del día, en tiempos de actividad más breves.

¿Por qué es importante limitar el tiempo frente a la pantalla?
El tiempo frente a la pantalla se refiere a navegar por internet, ver la televisión o DVD o jugar con videojuegos. Estas actividades se suelen realizar sentados o de pie, quietos. Pues bien, el tiempo total frente a la pantalla no debe ser más de 1 ó 2 horas al día.

Hay que evitar poner televisiones en los cuartos. En promedio, los jóvenes con televisión en su dormitorio la ven una hora y media más al día que los que no la tienen.

¿Qué pueden hacer los padres para mantener activo a su hijo?
Debe ser un modelo saludable a seguir por su hijo. Haga ejercicio. Manténgase activo físicamente en su vida diaria. Planifique salidas familiares activas.

Ayude a que su hijo encuentre la actividad que le guste. Con un poco de prueba y error se podrá llegar a encontrar una actividad física apropiada.

Tenga en cuenta que la familia juega un gran papel en la estimulación de los adolescentes. A partir de los 12 años aumenta la carga de trabajo escolar y la actividad física pasa a un segundo plano.

¿Y qué deportes son los más recomendables?
Los que más te gusten.

Lo importante es que seas constante. Que te impongas a ti mismo unos días y horas para hacerlo (3-4 veces
por semana).

Si hace mucho tiempo que no practicas deporte, los primeros días serán los más duros, pero poco a poco te irás sintiendo mejor y cada vez más contento al ver como tu forma física mejora.

Sea el deporte que sea, y para evitar lesiones, haz siempre precalentamiento.

¿Existen situaciones en las que no sea recomendable realizar deporte?
El deporte siempre es recomendable.

Lo que conviene es no pasarse. Evita la extenuación. Si te agotas, tu cuerpo perderá fuerza y dejarás de hacer ejercicio.

Si tienes alguna enfermedad crónica o lesión previa (asma, corazón, riñones, etc.), te aconsejamos que consultes con tu pediatra o médico. Te dirá sobre qué deportes son más recomendables en tu caso.

Por último, 4 precauciones que debes recordar:

·         Empieza a hacer ejercicio de forma moderada, para ir aumentando la intensidad.

·         Cuida la hidratación antes, durante y después del ejercicio.

·         No hagas deportes que requieran mucha fuerza física.

·         Habla con tu médico si ves cualquier problema o dificultad física.

Autoras:
- María Tríguez García. Pediatra. Centro de Salud “Eras del Bosque”. Palencia
- Ana María del Río López. Pediatra. Centro de Salud Medina del Campo Rural. Medina del Campo (Valladolid)
Fuente:
familiaysalud.es

viernes, 5 de julio de 2013

Leyendas del deporte: Paula Radcliffe

Un artículo interesante sobre Paula Redcliff y algunas curiosidades sobre su récord mundial en maratón:
 
 
Paula Radcliffe
 
Nueve minutos y 47 segundos. Jamás se había acercado tanto el récord mundial de maratón femenino a la plusmarca masculina. Los históricos 2h15’25” que consiguió Paula Radcliffe en Londres el 13 de abril de 2003 son una marca que “suena” a atletismo masculino. Nunca las mujeres habían estado a menos de diez minutos de los hombres: así de sencillo.
 

Una muestra elocuente de la importancia del récord de Radcliffe es que la corredora inglesa sería ahora mismo, por su nivel, seleccionada para el equipo británico masculino de maratón con vistas a los Mundiales de este verano si esa posibilidad pudiera darse. En un país de gran tradición en maratón como el Reino Unido, Paula está ya entre los cinco mejores corredores de maratón, sin distinción de sexo.
 
En exclusiva,  ha tenido acceso a algunos de los detalles más relevantes de este histórico 13 de abril de 2003, tanto en lo referido a los instantes previos a la prueba como a la propia carrera...

El día récord

¿Qué desayunó Paula horas antes de su espectacular marca?
Pues lo mismo que acostumbra a ingerir antes de cualquier competición, ya se trate o no de un maratón. El desayuno consistió en un plato de “porridge”, dos plátanos y miel. El “porridge”, uno de los platos típicos de Escocia, no es otra cosa que lo que en nuestro país se conoce con el nombre genérico de “gachas”, o sea, un puré a base de harinas de cereales. Es muy curioso el paralelismo de este plato con el “ugali”, el alimento habitual de los corredores de Kenia. Los cereales son siempre una constante entre los especialistas en pruebas de resistencia, ya se trate de corredores, ciclistas o nadadores por su riqueza en glucógeno, el combustible que más utiliza el músculo.
 
¿Concentración antes de la prueba?
Una hora después de desayunar, Paula se dirigió a la salida del maratón en un coche conducido por su marido, Gary. Como siempre, la atleta se encerró en su mundo particular, se colocó los auriculares y comenzó a escuchar la cinta “motivacional” que había preparado Gary para la ocasión. Una de las canciones incluídas era “Simply the best” de Tina Turner, una de las piezas musicales favoritas de Radcliffe.
 
Otro hombre clave en los éxitos de la atleta inglesa es Gerard Hartmann, que además prepara y aconseja a una buena porción de la élite mundial del maratón. Este fisioterapeuta de Limerick (Irlanda), experto también en aspectos técnicos, conversó con Paula antes de la prueba. De repente, la atleta le pregunta de forma muy directa:

- ¿Cómo crees que tengo que correr, Gerry?
- Paula, desde mi punto de vista, hoy debes hacer una sóla cosa: corre en función de tus sensaciones.
¿Cómo se impone al esfuerzo?
Otro de los secretos de Paula Radcliffe es lo que ella denomina “mind games”, algo así como pasatiempos o juegos mentales. Se trata de autoimponerse tareas de distracción en su mente para que el tiempo vaya pasando y la dureza del esfuerzo no le afecte demasiado. Hubo un momento muy concreto de su reciente récord londinense en el que Paula se vio obligada a ponerlo en práctica. Fue en el kilómetro 30 cuando comenzó a sufrir unas importantes molestias en el estómago. Decidió poner en práctica uno de sus “juegos mentales” favoritos. Según explicó al día siguiente de la prueba: “En el momento en que comencé a sufrir dolores gástricos, decidí contar hasta cien, despacio, tres veces seguidas. Sabía que, cuando acabara, habría transcurrido otra milla (los británicos toman la distancia imperial como referencia y, por tanto, para ellos, un maratón consta de 26,2 millas) y quedaría menos para la línea de meta”.
 
 
La distracción mental le dio un buen resultado a Radcliffe. Los problemas estomacales fueron desapareciendo y la atleta inglesa fue encontrándose cada vez mejor. A falta de cinco kilómetros para la línea de meta las molestias habían desaparecido y la posibilidad de batir el récord del mundo se iba convirtiendo en realidad a pasos agigantados.

¿Son más rápidas las mujeres?
Radcliffe representa la culminación de una progresión imparable de las mujeres en la distancia de maratón. Aunque no se les permitió competir en campeonatos oficiales hasta los Juegos Olímpicos de 1984, las mujeres comenzaron a correr los 42,195 km a finales de los años sesenta y lograron grandes y rápidos progresos. Tanto es así que, en 1972, el doctor Ernst Van Aaken, uno de los grandes defensores de las corredoras de fondo, se atrevió a afirmar que las mujeres llegarían algún día a superar a los hombres en la distancia de maratón. Y el médico alemán tenía razones fundadas para su afirmación. Van Aaken se basaba en la importancia del metabolismo de las grasas, que sigue siendo hoy en día el gran desconocido en la fisiología del deporte, y en el hecho de que las mujeres poseen mayores depósitos de tejido adiposo que los hombres. El metabolismo de los lípidos, según esta teoría, podía significar una fuente de energía de gran valor en los momentos finales de un esfuerzo físico de más de dos horas de duración como es una carrera de maratón. Las hipótesis del doctor Van Aaken iban siendo refrendadas por la rápida progresión del récord del mundo femenino de maratón en los años setenta. Sin embargo, en los años ochenta la progresión comenzó a tocar techo. Pronto se vio que deberían transcurrir muchos años hasta que una mujer fuera capaz de conseguir un tiempo inferior a 2h20’ en maratón. Los depósitos de tejido adiposo quizá no jugaban un papel tan esencial.
 
Con el tiempo los expertos se han dado cuenta de que, en realidad, la principal desventaja para la mujer a la hora de correr está en su configuración anatómica. Si a igualdad de peso y talla se compara a un hombre con una mujer, ésta presenta un menor tamaño de pulmones y corazón. En concreto, su volumen cardíaco es un 25% menor. Además, el hematocrito (porcentaje de glóbulos rojos respecto al total de la sangre) es también inferior en la mujer: un 42 por ciento frente a un 47 por ciento del varón en promedio. De este modo, el transporte de oxígeno al músculo a través de la hemoglobina (un factor clave en los deportes de resistencia) es menos eficaz.
 
Las mujeres presentan además un diseño óseo (pelvis más ancha) que es ideal para el parto pero no para la eficacia mecánica de la zancada. La mayor angulación del fémur (que pierde verticalidad) genera un acercamiento excesivo de las dos rodillas en la carrera, lo cual, además de generar una zancada menos eficaz, tiene como consecuencia que las lesiones de rodilla alcancen una mayor frecuencia en la mujer.

Una anécdota pionera

El Maratón de Boston de 1967 simboliza el triunfo de la mujer en su lucha por conseguir la igualdad de los sexos en el deporte. Los organizadores de la carrera (como sucedía en aquellos años en todos los maratones del mundo) habían anunciado un año más que la participación de mujeres estaba prohibida. No era tan extraño si tenemos en cuenta que la distancia máxima permitida para las mujeres en los Juegos Olímpicos de 1968 eran los 800 metros.

Una atleta estadounidense de sólo 20 años de edad, Katherine Switzer, decidió inscribirse en la carrera. Lo hizo de forma clandestina: rellenó un impreso, no reveló su sexo y se limitó a rellenar el impreso escribiendo “K. Switzer”. Por supuesto, no se presentó al examen médico previo a la carrera, práctica habitual en aquellos años en los que la participación era escasa.
El maratón comenzó y, cuando ya habían transcurrido varios kilómetros, un miembro de la organización detectó que se trataba de una mujer y se lanzó hacia ella con el fín de detenerla. Katherine también había previsto esta eventualidad y por ello había decidido correr acompañada de su novio, un lanzador de martillo que apartó de forma brusca al oficial de la organización y consiguió que su “protegida” siguiera corriendo. Switzer consiguió completar los 42,195 kilómetros y cruzó la línea de meta en un tiempo de cuatro horas y veinte minutos. Paula Radcliffe lo ha hecho en dos horas y quince minutos.
 

 

Fuente:
http://www.corricolari.eu

lunes, 1 de julio de 2013

Honradez, honor y carácter




Una historia digna de destacar. Gracias, Iván, por recordarnos el valor de la honestidad, necesitamos más gente como vos!



En España, en la carrera del Cross de Navarra de Burlada, el pasado domingo 2 de diciembre sucedió un hecho que nos demuestra que el testimonio y la integridad de una persona se reflejan en todos los ámbitos de tu vida.

El atleta keniano, Abel Mutai, medalla de oro en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012, estaba a punto de ganar la prueba cuando confunde el tramo final de la competencia, creyendo haber ganado y con algunos metros por recorre, aflojó totalmente el paso y, relajado, comenzó a saludar al público creyéndose vencedor.

Iván Fernández Anaya, que venia segundo, al ver que se equivocaba y se paraba metros antes de la meta, no quiso aprovechar la ocasión para rebasarlo y ganar. Se quedó atrás de él, y con gestos para que la entendiera y casi empujándolo, llevó al keniano hasta la meta, dejándolo pasar por delante.
 
Iván Fernández Anaya, corredor español de de 24 años afirmó al terminar la prueba: "Aunque me hubieran dicho que ganando tenía plaza en la selección española para el Europeo, no me habría aprovechado. Creo que es mejor lo que he hecho que si hubiera ganado. Y esto es muy importante, porque hoy en día, tal como están las cosas en todos los ambientes , en el fútbol, en la sociedad, en la política, donde parece que todo vale, un gesto de honradez va muy bien ".
 


HONRADEZ, HONOR y CARACTER.

Para soñar en tiempos difíciles..